Afilar la sierra

Afilar la sierra

💡

Bienvenida al número 5 de Kocaruka News.

Un boletín de organización y productividad con mucha actitud.

image

➊ EDITORIAL

Y de nuevo llegará la primavera

¿Riegas tu jardín?

¿Qué importante es sentirse hidratada, vivaz, llena de energía verdad? Y no, no me refiero solo a la hidratación de forma literal, que también.

Muchas veces nos cabreamos, nos frustramos, e incluso nos castigamos por no llegar a florecer como quisiéramos o como nos merecemos. Pero, ¿cuánto amor y cariño nos entregamos cada día a nosotras mismas? ¿Cuánto valor real aportamos a nuestras raíces para que estas crezcan y se agarren con fuerza? Necesitamos nutrirnos cada día, sentirnos bien con nosotras mismas, otorgarnos ese ratito diario para alimentar nuestro ser y sentir que todo está bien.

Ejercita tu cuerpo o tu mente. Piensa, escribe, medita o reza. Dibuja, cose, lee... Únicamente necesitas un ratito al día para sentir el cambio.

Y ¡sí! Es necesario planificar este ratito para poder meterlo en tu apretado y loco día. Pero ahí está la gracia en esto de la planificación y el orden personal. Tomar el control de dentro a fuera. Reservar tu tiempo, disfrutarlo y salir victoriosa de la jungla diaria a la que nos enfrentamos, con la seguridad de que, además de tooooodo, también hemos regado nuestro jardín.

Hoy, en esta Knews, quiero ayudarte a florecer. Te invito a leer y a reflexionar las propuestas de este mes. Estoy segura de que algo de lo que hoy te comparto te acercará allí donde quieres estar.

image
💡

image

❷ ARTÍCULO

Afilar la sierra

┃Martes, 1 de marzo de 2022

Los siete hábitos de la gente altamente efectiva. El séptimo hábito. Afilar la sierra. Stephen Covey.

💡

“Suponga el lector que se encuentra con alguien que trabaja febrilmente en el bosque, cortando un árbol con una sierra.  - ¿Qué está usted haciendo?- le pregunta -  ¿No lo ve? - responde él con impaciencia-. Estoy cortando este árbol. -  ¡Se le ve exhausto! – exclama usted-. ¿Cuánto tiempo hace que trabaja? -  Más de cinco horas, y estoy molido. Esto no es sencillo. -  ¿Por qué no hace usted una pausa durante unos minutos y afila la sierra? –pregunta usted-. Estoy seguro de que cortaría mucho más rápido. -  No tengo tiempo para afilar la sierra – dice el hombre enfáticamente-. Estoy demasiado ocupado aserrando.”

Este extracto del libro de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen Covey, me ha parecido una buena manera de meterte en contexto hoy.

En el libro, el autor describe los principios que toda persona debería instaurar y seguir para ser más efectiva en todos los ámbitos de su vida. Y usa el hábito número 7, afilar la sierra, como un compendio de todos los demás hábitos explicados en el libro.

Supongo que, después de la pequeña narración que te he compartido unas líneas más arriba, puedes empezar a ver el valor y el potencial de este hábito.

Tomarse tiempo para afilar la sierra es ganar en eficacia, en tiempo, en vida.

Nos movemos por la vida rápido, sin pensar, sin darnos tiempo, sin cuidarnos, sin preocuparnos por nosotras mismas. Vamos tirando mientras haya árbol que cortar, pero poco a poco nos vamos desgastando, agotando y, con ello, perdiendo el entusiasmo y la motivación.

¿Te suena? ¿Te sientes identificada? Pues bien, he aquí el quid de la cuestión.

En definitiva, afilar la sierra significa preservar y realzar el mayor bien que posees: tú misma. Significa cuidar tus raíces, regar tu jardín. Significa cuidar cada ramita y cada hoja de tu ser.

Afilar la sierra es equilibrar tus roles o las áreas de vida, entrelazarlos y convertirlos en uno. Es tener conciencia de que todo lo que haces en la vida repercute en ti y en los demás. Todo importa y todo cuenta.

Ahora bien, sirve de muy poco que te explique este concepto y no sepas cómo lo puedes incluir en tus rutinas diarias, así que vamos allá.

Afilar la sierra es el hábito máximo dentro de la eficacia personal. Es aquel que te permite enfocarte en cada una de tus áreas de acción y conseguir un equilibrio óptimo y efectivo en cada una de tus motivaciones personales.

Mantener la sierra bien afilada en cada una de estas cuatro áreas nos aportará el mayor de los beneficios.

¿Y cuáles son esas motivaciones personales, también conocidas como dimensiones personales?

Pues son las cuatro áreas de acción humana: la dimensión física, espiritual, mental y social.

Mantener la sierra afilada en cada una de estas dimensiones, dedicarles tiempo y esfuerzo a cada una de ellas, nos beneficia en conjunto como persona y nos lleva a la eficacia máxima, lo que se traduce en equilibrio y en bienestar.

Voy a explicarte qué significa cada una de estas dimensiones y cómo puedes afilar la sierra en cada una de ellas. Ten en cuenta que hay más formas de llegar a conseguir la incorporación de este hábito en tu vida y que a ti te puede ir mejor una u otra.

Lo importante del concepto es que entiendas que tu persona en conjunto está formada por esas cuatro grandes áreas personales y que mantenerlas en equilibrio es necesario para desarrollar el máximo potencial que puedas. Como persona y como mujer.

La primera dimensión. La física

Supone cuidar efectivamente tu cuerpo, por dentro y por fuera.

Supone mantener tu maquinaria en perfecto estado y esforzarte para que así sea.

Aquí entraría el mantener una dieta sana, un descanso adecuado, una rutina de ejercicio físico y un cuidado estético básico para vernos y sentirnos bien.

Arreglarse, pintarse, peinarse, incluso perfumarse, es tan importante como llevar una buena alimentación y practicar deporte regularmente; te hará ganar muchos puntos en autoestima y confianza, requisitos básicos para estar orgullosa de ti misma y verte reflejada en el espejo como esa mujer que deseas ser.

Las rutinas, las prisas, el cansancio acumulado y todas esas otras responsabilidades diarias nos alejan de lo relevante y relativizan nuestro bienestar, restando importancia al hecho de que lo principal y lo primero somos nosotras. Las mujeres solemos dejarnos siempre para el final. Primero el trabajo, la familia, los hijos y luego, si queda tiempo, pues ya me arreglaré las uñas…

¡No! Esto no funciona así. Para afrontar el día debes prepararte y sentirte bien. Y si para ti es básico un buen peinado, algo de maquillaje o una manicura bien hecha, oblígate, saca tiempo y respeta tu voluntad.

La vida se ve muy distinta cuando te sientes segura de ti misma. Es como esa sensación de estrenar ropa nueva. Sabes a qué me refiero, ¿verdad?

Así que, como primer ejercicio, cuídate por dentro y por fuera.

image

Segunda dimensión: La espiritual

La dimensión espiritual nos sitúa en el núcleo de nuestros valores y en la renovación de los mismos.

Retomar el control de nuestra vida, pensar y orientar nuestro camino es básico para enfocar nuestro día.

Si has leído los artículos de las KNews anteriores, sabrás con claridad a qué me refiero.

Reflexionar sobre tus principios, valores y sobre cómo actúas y te desenvuelves en relación con ellos es fundamental y prioritario para alcanzar el equilibrio entre lo que haces y lo que quieres hacer. Entre a dónde vas y a dónde quieres ir.

Aquí la práctica es muy variada y dependerá de lo que mejor vaya contigo.

Puedes lograr la renovación de valores rezando, meditando, realizando ejercicios de visualización o incluso leyendo diariamente tu enunciado de misión personal. En definitiva, es darte tiempo para reflexionar, y encarar la vida tal y como deseas.

Incorpora esta rutina espiritual por la mañana o por la noche. Mientras paseas o mientras te duchas. Da igual. Lo importante es que sepas que esta área es igual de importante que la física o la mental y la cuides como es debido.

image

La tercera dimensión: la mental

Es la que parece más obvia cuando hablamos de afilar la sierra, de recursos y aprendizaje.

Pero no es necesario matricularse en la universidad, ni conocerse al dedillo toda la Wikipedia.

Lo relevante es que, igual que debes mantener tu cuerpo en perfectas condiciones, seas capaz de mantener tu mente de la misma manera.

Muchas personas optan por estudiar y formarse, como ya te he dicho. Sin embargo, a veces solo hace falta motivar tus capacidades mentales con buena literatura, buena música o una buena película. ¡Ojo! No hablo de ver programas de televisión de esos de preguntas y respuestas. La televisión no suele ser muy amiga del desarrollo mental.

Existe la creencia de que una vez se ha terminado la educación obligatoria y los estudios elegidos, o el aprendizaje de la profesión, está todo hecho. Nada más lejos de la realidad.

Mantener nuestras capacidades mentales activas y en forma es para toda la vida.

Mi recomendación es que empieces a trabajar en tu propio PKM (Personal Knowledge Management) o lo que es lo mismo, tu gestión de conocimiento personal. Si te interesa el tema, házmelo saber. Es algo en lo que ando muy metida desde hace unos años y me encantará compartirlo en futuros artículos si te interesa.

image

La cuarta dimensión: la social

Y entramos en la última de las áreas, pero no por eso la menos importante.

Muchas veces las demás áreas funcionan gracias al cuidado de esta última.

Fomentar y alentar nuestra vida social y emocional, nos nutre igual que un buen plato de lentejas.

Tener a tu alrededor personas que te aman, te aprecian y con las que puedes desarrollarte como persona es de las mejores cosas de la vida.

Volverte un ser social a veces cuesta, pero abrirte al mundo puede traerte grandes beneficios.

Cuida tus relaciones, mantén la llama viva. Valora lo que tienes y trata a los que te aman con respeto y amor.

Sembrar para recoger, es tópico, pero es así.

Mantener tu área social/emocional bien nutrida y cuidada te reportará beneficios en las demás áreas. Puedes cuidar tu área física en compañía, tu área espiritual en grupos de meditación o mindfulness, o tu área mental en grupos de networking o similar.

Y, si bien es cierto que vivimos tiempos complicados para socializar, las nuevas tecnologías y la creatividad pueden ayudar mucho a compensar la falta de contacto físico de esta época.

image

En definitiva, darnos el tiempo necesario para afilar nuestra sierra, aprender, conversar, cuidarnos, entrenar, compartir, valorarnos, etc., debería ser una tarea diaria imprescindible para trabajar por nuestra felicidad.

Cortar con una sierra sin hoja o con una sierra afilada es afrontar la vida de dos maneras muy distintas. ¿Con cuál te quedas?

En el momento en que te das cuenta de que no puedes seguir yendo por el mundo sin una hoja bien afilada, en ese preciso momento, tu vida cambia por completo.

Como te decía en uno de mis primeros artículos de estas KNews: darte tiempo y espacio, cuidarte y mimarte, no solo te proporcionará un gran beneficio como persona de manera individual, sino también a los que te rodean, y eso cambia exponencialmente tu vida, llenándola de satisfacción, plenitud y poder personal.

Saber que únicamente tú tienes la llave para llegar a ser esa mujer que admiras, te hace invencible e imparable.

Hoy, en este mes que empieza, donde la primavera verá de nuevo la luz y las flores volverán a llenar de color y alegría nuestros días, te propongo tomar conciencia de tu rol más personal, afila tu sierra y toma el control de tu vida. Florece.

💡

image

➌ ACCIÓN

La tarea

Hay infinidad de primeras acciones que podría recomendarte para ponerte manos a la obra y afilar tu sierra. También es posible que se te hayan ocurrido a ti maneras de empezar a nutrir esas raíces y darles el alimento necesario para que florezcas con fuerza. Sea como sea, lo importante es que tomes la determinación de dar el próximo paso.

¿Y cuál puede ser este próximo paso? Muy fácil: un mapa de situación. Saber de dónde sales y visualizar a dónde te diriges es una forma sencilla de empezar a andar.

Te propongo lo siguiente:

  1. Haz una lista de las actividades que te ayudarían a mantenerte en un buen estado físico, adecuadas a tu estilo de vida y con las que disfrutarías después del trabajo, por ejemplo.
  2. Elige una de esas actividades e inclúyela como objetivo personal en la planificación de la próxima semana. Determina cuándo y durante cuánto tiempo lo vas a llevar a cabo.
  3. Haz una lista análoga de actividades renovadoras para la dimensión espiritual y para la mental. Y sigue el mismo proceso con tu planificación semanal.
  4. En cuanto a la cuarta dimensión, la social/emocional, piensa en las relaciones que te gustaría mejorar, o qué circunstancias específicas podrías trabajar esta próxima semana y que te repercutirían de manera positiva.
  5. Haz una lista cada semana y encuentra tu momento para afianzar este séptimo hábito.

Como ves, se trata de reflexionar y tomar decisiones al respecto. Empieza con pequeñas aportaciones para cada dimensión y revisa regularmente cómo te sientes y qué mejoras has notado.

¿Te has dado cuenta de que esta tarea te ayudará a definir hábitos y rutinas beneficios para tu día a día?

💡

image

➍ UN EXTRA

Un libro

Hoy el extra no puede ser otro que un libro. Y obviamente su título está claro ¿verdad? Los siete hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen Covey.

Un libro de cabecera para cualquiera que desee aprender a dirigirse por la vida desde el propio conocimiento, mediante un proceso de crecimiento y desarrollo personal e interpersonal, donde el autor desarrolla los 7 hábitos para la efectividad máxima.

Los tres primeros hábitos se orientan hacia el éxito propio, y los siguientes tres hacia la victoria pública o logros para con el entorno. El último hábito trata de la capacidad y necesidad de mejorar continuamente.

Por si tienes curiosidad y quieres saber qué otros seis hábitos componen el grupo, aquí tienes la vista completa.

💭

Primer hábito: Ser proactivo Segundo hábito: Tener un fin en mente.

Tercer hábito: Establecer prioridades.

Cuarto hábito: Pensar en ganar/ganar.

Quinto hábito: Primero comprender, después ser comprendido.

Sexto hábito: Crear sinergias.

Séptimo hábito: Afilar la sierra

image

💡

image

➎ KOCARUKA

Próxima formación

Sí, nueva formación de la Escuela Kocaruka a la vista y me hace especial ilusión poder compartirla contigo.

Supongo que es algo que te va a encantar porque me lo habéis pedido muchísimas veces. Creo que es la formación más demandada en todo el tiempo que lleva la Escuela abierta y, sí, se ha hecho de rogar, pero ya está ahí y quiero que seas la primera en saberlo.

En unas pocas semanas, el primer curso sobre Google Calendar, de la Escuela Kocaruka, verá la luz. Se trata de una formación en abierto, donde aprenderás los secretos de Google Calendar, Task, Keep y compañía, para organizar tu vida personal y laboral como yo lo hago. De una manera sencilla, práctica y efectiva. Aprendiendo los pasos de la rutina de productividad que te llevarán al lugar donde tú controlarás tu tiempo y tus días, y no al revés.

ACTUALIZACIÓN (martes 23 de marzo de 2022) Inscripciones cerradas para Organiza tu semana con Google Calendar. Si quieres recibir información para la próxima edición puedes dejarme tus datos aquí

Espero que esta noticia te haya gustado y que, como ese algo que aparece cuando más lo necesitas, puedas sentir que esto va a marcar la diferencia.

Te mando un beso de los gordos. Y recuerda, la felicidad también se trabaja. Sé la mujer que admiras.

💡

image

💭

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

¿Cuán nutrida te sientes? ¿Te dedicas el tiempo suficiente? ¿Habías pensado en la importancia de afilar tu sierra? ¿Qué primera tarea vas a planificar para empezar a afilar tu sierra? ¿Has visto los 7 hábitos del libro de Stephen Covey? Cuál te llama más la atención? ¿Cuál crees que es el que más te gustaría conocer? ¿Te ha gustado la noticia? ¿Te vienes de formación? Me encantará saber de ti.

💡

"Quiero hacer contigo, lo que la primavera hace con los cerezos "

Pablo Neruda

image

image

💡

Si quieres que hablemos directamente, mándame un correo a hola@kocaruka.com y me pondré en contacto contigo lo antes posible.