Ser madre no está reñido con ser mujer

Ser madre no está reñido con ser mujer

💡

Bienvenida al número 7 de Kocaruka News.

Un boletín de organización y productividad con mucha actitud.

image

➊ EDITORIAL

Del si al sí

Otra mirada

Muchas veces te hablo de actitud. Muchas veces te comparto mis reflexiones y mi opinión sobre la importancia de enfrentar la VIDA de manera proactiva. De ser capaz de actuar frente a las circunstancias desde el lugar donde tú tienes el control. Desde donde tú diriges y manejas tu vida, a pesar de las circunstancias.

En este inicio de mayo, te propongo un pequeño juego. Una nueva y proactiva mirada.

Intenta cambiar el si pudiera, el si fuera posible, por un PUEDO, ES POSIBLE, IRÁ TODO BIEN.

Es un pequeño acento. Un símbolo que plantea una gran diferencia. Una nueva mirada hacia tu poder personal, hacia tu autoestima, hacia tu capacidad para afrontar y enfrentar las circunstancias, sean estas como sean.

¿Te animas a probar y me cuentas? Espero que tu respuesta sea un contundente .

image

💡

image

❷ ARTÍCULO

Ser madre no está reñido con ser mujer

┃Domingo, 1 de mayo de 2022

Esta entrada es para todas, claro. Pero hoy se celebra en España el día de la madre y me vas a permitir que este artículo sea, en especial, para aquellas mujeres que son madres o lo van a ser. Si este no es tu caso, puedes quedarte también. Saber y entender siempre es un buen lugar.

La crianza de un hijo suele ser el momento más delicado para una mujer. Tanto por los cambios fisiológicos, como psicológicos que esta pasa o pasará en el proceso. Aun así, engendrar y criar a un hijo dota a la mujer de una fuerza poderosa que, bien encauzada, la puede llevar a convertirse en un verdadero potencial de éxito en cada uno de los aspectos o áreas de su vida.

Ser madre no está reñido con ser mujer y eso es algo que a menudo se nos olvida. Mantener nuestro rol como mujer y ser consciente de la necesidad de ocuparnos de nosotras mismas es el primer paso para que nuestra faceta como madre sea exitosa, placentera y nos haga sentir plenas.

Llevar a buen puerto esta dualidad no es tarea sencilla. La llegada de un hijo trastoca todo aquello que está a su alcance. Hábitos familiares, rutinas, gestión de la casa, recursos económicos y, cómo no, muchas veces nuestra capacidad y predisposición laboral.

Es obvio que todo eso queda compensado con creces, con el amor infinito que supone un hijo y la felicidad que se puede llegar a sentir. Aspectos que escapan al conocimiento y a la razón, sin duda. Aun así, creo que es necesario y fundamental no dejarse arrastrar por las circunstancias y equilibrar la situación.

Hay muchas mujeres cuyo objetivo principal en la vida es la maternidad y así desarrollan esta tarea, con dedicación absoluta y total. También hay mujeres que adoran su papel de madre y para ellas es lo más importante, pero necesitan realizarse personal o profesionalmente también. Estas mujeres sacrifican sus metas y objetivos por un bien mayor, está claro, pero tarde o temprano, la frustración, la tristeza, y, quizá hasta los primeros síntomas de depresión, puede que llamen a su puerta.

➡️

Ser madre no está reñido con ser mujer

Ser madre, repito, no está reñido con ser mujer y es importante que lo recuerdes. Puedes vivir y gozar de tu maternidad como desees, pero debes recordar que más allá de ese papel de madre sigues estando tú. Con tus sueños, tus metas y objetivos. Con tus tareas del día a día, con la responsabilidad de un trabajo, con obligaciones domésticas, con tu pareja, tus amigos, tus hobbies, etc. Y es ahí donde la paradoja se hace evidente.

Somos el compendio perfecto de muchas mujeres. Vivimos y ocupamos espacios distintos a lo largo del día. Yo te propongo ser más consciente todavía de ello y tomar acción. No dejes que la VIDA en mayúsculas te balancee con su vaivén. Mira siempre un poco más allá, recuerda ese norte del que te hablaba hace unos meses. Ordena tu vida, aprende a dirigirla. Vive tu maternidad con conocimiento y capacidad de decisión. Sé la mujer que admiras. Desde luego, es la mejor inversión.

Feliz día, mamá. Feliz día, mujer.

image

💡

image

➌ ACCIÓN

MUJER

¿Qué tal empezar a reconocer a esa persona que, además de madre, pareja, hija, amiga, profesional, estudiante, deportista, ama de casa, etc., es MUJER?

Te sugiero un ejercicio de reflexión y escritura. Tómate un ratito para ti. Sácalo de debajo de las piedras si es necesario. Busca un lugar tranquilo y en silencio, y empieza a responder estas preguntas.

  • ¿Quién eres?
  • ¿Qué quieres?
  • ¿Por qué lo quieres?
  • ¿Cómo lo quieres?
  • ¿Dónde lo quieres?
  • ¿Cuándo lo quieres?

No son respuestas sencillas, lo sé. Pero son necesarias. Son importantes. Son vitales. A veces, muchas veces, nos perdemos en el ruido y el bullicio de la vida. Andamos entre el trabajo, la familia, los hijos, los quehaceres domésticos, la pareja... Actuamos, reaccionamos, decidimos con la mirada puesta en esos roles. La mayoría de las veces, muchas veces, lo hacemos bien. Muy bien. La acción correcta, la respuesta adecuada, la mejor solución. Pero... qué hay de ti, de la mujer, la persona. ¿Qué quieres en la vida?, ¿cómo lo quieres?, ¿cuándo, dónde, por qué?

Quizá es necesario mirarnos un poquito al ombligo. Salir a nuestro propio rescate. Hablar con esa mujer que está atareada, que va y viene haciéndolo lo mejor posible para todo y todos. Quizá es el momento de dedicarle, de que te dediques, un tiempo, un lugar, una vida.

Ser la mujer que admiras no es sencillo. Pero empezar a pensar en las necesidades de esa mujer, en sus anhelos, pasiones y sueños, además de en sus responsabilidades y obligaciones, puede ser un buen primer paso.

➍ UN EXTRA

Un pequeño regalo

Hace unos años, una buena amiga, al escuchar esta canción, me dijo que le recordaba a mí y que podría ser la banda sonora Kocaruka.

Ha pasado mucho tiempo, pero esta canción me sigue pareciendo todo un manifiesto de intenciones. Y hoy, quiero compartirla contigo. Hoy es mi pequeño regalo.

¡Ponte en pie, dale volumen y ¡baila!

💡

image

➎ KOCARUKA

Mañanas Kocaruka

Si llevas algún tiempo por aquí, sabrás que madrugar es uno de mis hábitos más arraigados y el que más me reporta e impacta en mi día a día.

Soy madrugadora por placer y lo hago desde hace más de 10 años.

He ido variando la hora en la que empezaban mis días. Adaptándome a las circunstancias y a los propios retos que me ha ido planteando la VIDA.

Actualmente, amanezco a las 05:30 de la mañana. Y sí, duermo lo suficiente. Descansar y dormir las horas necesarias es esencial para que este hábito tenga sentido y sea positivo y beneficioso para el que lo práctica.

Madrugar no significa levantarse cuando todavía no han puesto ni las calles. Madrugar es simple y llanamente, levantarse más temprano. ¿Y qué es más temprano? 10, 15, 30 o 60 minutos... da igual. Madrugar es lo que necesites. Lo que te vaya mejor. Lo que quieras.

Te cuento todo esto porque sé que sois muchas las que queréis implementar este hábito en vuestro día a día, pero no sabéis cómo o no os veis capaces de hacerlo.

Así que he pensado en hacerte una pequeña encuesta para conocer un poco mejor cuál puede ser tu situación respecto a madrugar y cómo podría ayudarte a conseguirlo si es que quieres hacerlo.

Es un cuestionario cortito. Te agradeceré infinito si lo rellenas. Eso sí, solo hazlo si realmente el tema de madrugar te hace tilín ;)

Feliz mayo. Feliz vida.

Te mando un beso de los gordos. Y recuerda, la felicidad también se trabaja. Sé la mujer que admiras.

💡

image

💭

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

¿Cambiamos del si al sí? ¿Ser madre está reñido con ser mujer? ¿Eres madre? ¿Cómo lo vives tú? ¿Te parece interesante el ejercicio de reflexión? ¿Crees que te será de ayuda? ¿Confiesa, te has puesto en pie y has bailado al son de Bebe? ¿Eres madrugadora? ¿Te gustaría serlo? Me encantará saber de ti.

💡

No hay manera de ser una madre perfecta, pero hay un millón de maneras de ser una buena madre.

Jill Churchill

image

image

💡

Si quieres que hablemos directamente, mándame un correo a hola@kocaruka.com y me pondré en contacto contigo lo antes posible.